Empecemos por el principio

Let’s start at the very beginning
A very good place to start

Rodgers and Hammerstein – Do-Re-Mi,
de la obra de teatro musical The Sound of Music (1959)

¿Qué puede ser una música memorable? ¿Qué idea se construye en la mente de quien lee estas palabras o las escucha? Antes de dar mi definición, lo primero que hago en mis talleres es preguntar a la gente qué interpreta. Y me devuelven nociones que amplían, tuercen y desafían el potencial de algo que apenas empieza su andadura.

Comencé a emplear el término músicas memorables en invierno de 2017, aunque me gusta pensar que mucha gente en muchas partes lo ha tenido y lo tendrá en la boca y en las manos, que estamos conectadas sin saberlo. Me gusta ese aspecto humano que desafía la dictadura de la originalidad. Todo viene de alguna parte. Este proyecto mismo no sería posible sin Otro cantar, una iniciativa surgida del encargo de Jaime González Cela y Manuela Pedrón Nicolau durante aquel invierno, donde instábamos a cantar más a la ciudad. «Un grupo de aprendizaje en torno a la tradición oral, el canto popular y las músicas memorables». Como comisarias del programa Tabacalera Educa, Jaime y Manuela deseaban colaborar conmigo y extender una invitación a las personas mayores que habitan el barrio donde se sitúa la antigua fábrica de tabacos de Madrid, actual centro cultural. Modelo híbrido compuesto por una mitad institucional (Tabacalera – Promoción del Arte) y una mitad autogestionada (CSA Tabacalera), allí desarrollamos durante varios meses el grupo, dando protagonismo a las personas mayores, sus saberes, inquietudes, cuerpos y cantares. El grupo de participantes acabó siendo mixto, comprendiendo edades de los 31 a los 87 años, y lo pasamos realmente bien. Elaboramos textos y documentación acerca de aquellos aprendizajes y retos, en los que puedo profundizar más adelante.

Todo viene de alguna parte. Era primavera de 2018 y en pleno proceso de Otro cantar –preparando la merienda cantada con la que concluiríamos el proyecto y celebraríamos la llegada del buen tiempo–, recibí una invitación de hablarenarte. Esta asociación cultural es uno de mis referentes, son responsables de proyectos maravillosos en los que he tenido la suerte de colaborar como el programa de residencias y hospitalidad Sweet Home o el CAPP (Collaborative Arts Partnership Programme). Posibilitan, construyen alianzas y redes permitiendo ¡y detonando! que las cosas ocurran. No puedo imaginar la historia cultural de nuestro Madrid en el siglo XXI sin su influencia. Llevábamos tiempo queriendo tramar algo juntas, y me propusieron idear un proyecto de cara a la convocatoria Art for Change. Así, partimos de uno de mis viejos sueños (esos dream projects que nunca encuentran terreno fértil), y junto al equipo de hablarenarte fuimos dando forma a la propuesta que ahora es Músicas memorables.

Art for Change, una convocatoria anual de Obra social La Caixa, se interesa por el arte como herramienta de transformación social. Busca proyectos afines para financiar y posibilitar. Gracias a que el proyecto fue seleccionado, tenemos el privilegio de llevarlo a cabo, la oportunidad y el desafío de trabajar con comunidades vulnerables o invisibilizadas: personas mayores en tres ciudades, con tres particularidades y mediante la colaboración con tres organismos sociales y tres centros culturales: mayores LGTBI en Madrid (Fundación 26 de Diciembre / Conde Duque), mayores migrantes en Valencia (Salvem el Cabanyal / Centre del Carme) y mujeres mayores en Huarte (Andre Mari / Centro Huarte).

En esta bitácora relataré este proceso-aventura y sus particularidades, de modo que personas interesadas, cerca o lejos, puedan nutrirse de nuestra experiencia, errores y aprendizajes. Hay algo que tengo muy presente: este privilegio conlleva peligros. Como tantos otros proyectos de arte social o participativo, corremos el peligro de imponer nuestros deseos y expectativas sobre nuestras colaboradoras, de instrumentalizar, exotizar o abandonarlas. Por eso mismo quiero partir de una cautela y de un cuidado, de una escucha y de un respeto, que conformen el eje vertebrador del proyecto. Es imposible saber lo que saldrá de todo esto, de qué cosas hablaremos o cómo nos cambiarán, pero tengo unas ganas inmensas de conocer a mis mayores. Empecemos por el principio.

Christian Fernández Mirón
www.fernandezmiron.com

Foto: Arantxa Boyero (Otro cantar)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s